ACERCA DE LA LOTERÍA VIVA

 

¿QUÉ SIGNIFICA SER MEXICANX HOY?

 

A través del uso de fotografía digital en color, la artista mexicana Osiria Wolf hace homenaje a su país natal al reinterpretar el icónico juego de la lotería mexicana, símbolo tradicional de México, con Viva La Lotería MX; una colección de 54 retratos (51x76 cm) que literalmente traen el juego a la vida por primera vez en la historia del juego. A través del juego (un juego de azar creado durante la era colonial, similar al bingo, que consiste de 54 cartas y una tabla con 12 casillas), la artista ofrece y refleja su visión de un México contemporáneo al humanizar cada una de las cartas con personas y objetos reales tradicionales de la cultura mexicana, y abre una ventana artística para revelar muchos de los iconos de la cultura mexicana, su historia y relevancia cultural. Con cuidado de resguardar su esencia, la artista moderniza el juego de una manera sin precedentes y de alta gama con una dirección de arte audaz y contemporánea con un tono de voz actual y joven que actualiza su resonancia cultural. Ella usa color como el medio para encarnar el espíritu de México, resultando en una elegante explosión de colores sobre docenas de evocativos retratos, cada uno con su propia historia y que colectivamente cuentan la historia de México. La reinterpretación de Osrira Wolf preserva los personajes y objetos originales, incluyendo su nomenclatura.

En el 2017, con un equipo totalmente mexicano en Nueva York, la artista revive la preciosa tradición a lo largo de un año y medio, para celebrar y reconectar con su nacionalidad mexicana puesto que llevaba 12 años viviendo fuera del país y lejos de su familia. Esto resulta en una jornada introspectiva que la regresa a casa. Con esta serie, la artista abre un diálogo directo entre el pasado y el futuro para refrescar y desafiar las nociones tradicionales y exponer ideas modernas. Este diálogo nos invita a reflexionar en el concepto de mexicanidad–buscando desmitificar, modernizar y revivir el folklore sin sacrificar su esencia.

 

Esto se logra al cambiar los dibujos originales por fotografías con una estética contemporánea y cosmopolita; llenas de color, luz y vida. Y aunque bajo el reflejo de la modernidad, los símbolos del pasado pueden dejar de brillar, en la reinterpretación de Cuevawolf no encontramos las sombras del ayer, sino nuevas figuras que hablan con la voz de hoy. Esta notable serie fotográfica ofrece un escape a un mundo que existe entre la realidad y la fantasía y, justo como México, evoca una fuerte sensación de realismo mágico. El trabajo de Osiria Wolf no sólo refleja cambios estéticos, sino también sociales. En imágenes como El Mundo, La Valiente, y La Diablita, la artista juega con los roles de género al cambiar los sujetos masculinos originales por mujeres. Al representar a dichos personajes en un rol femenino, la artista les infunde las cualidades que estereotípicamente se asocian con la masculinidad: la fuerza, la valentía, la picardía – con el propósito de cuestionar dichos roles sociales y hacernos conscientes a la fluidez de las que los humanos somos capaces. 

 

Esta re-interpretación mantiene lo que es quizá el aspecto más importante del juego original: la unidad que promueve. Al igual que la Lotería Mexicana ha reunido a familias por generaciones, hoy la obra de Osiria Wolf nos invita a re-encontrarnos y re-unirnos con nuestra familia y nuestra raíz, y juntos celebrar nuestro pasado, presente y futuro con imágenes que reflejan al Mexicanx del hoy.

CADA VENTA, EXHIBICIÓN O EVENTO DE ESTA SERIE SERÁN INTENCIONADOS COMO UN VEHÍCULO PARA RECUADAR FONDOS QUE APOYARÁN A LAS DIVERSAS CAUSAS MEXICANAS QUE MÁS LA NECESITEN EN EL MOMENTO.

Cuevawolf_flag.jpg

DECLARACIÓN DE

LA ARTISTA

En el 2017, el clima político del momento con Trump como presidente y mi frustración con la injusta e ignorante representación extranjera de los mexicanos y de nuestra cultura, que tiende a ser imprecisa y desfavorable, me motivaron a crear este homenaje a México. Al llevar 12 años viviendo fuera de mi país natal México, lejos de mi familia, la necesidad de expresar mi voz como inmigrante me llevó a revivir esta bella tradición con intención de desmitificar la esencia de nuestra cultura ante el ojo foráneo y crear un reflejo del Mexicano atípico que yo soy.

 

El juego tradicional fue el vehículo perfecto para mostrar la tan diversa esencia y riqueza de un México multifacético y reflejar las distintas voces que cuentan su historia. Sin saber lo que iba encontrar en el transcurso de la producción, a lo largo de un año y medio, para mi sorpresa, lo que encontré fue a mí misma al revivir mi Mexicanidad recreando cada carta. Así mismo, formado el tejido de una hermosa familia con los quince inmigrantes mexicanos que colaboraron conmigo a lo largo del proyecto.

 

Siendo el juego un símbolo mexicano y de la unión familiar que tanto caracteriza a nuestro país (que yo y tantas generaciones hemos disfrutado a través del juego), con mi obra rindo homenaje a esta unión y a ese sentido innato de comunidad nacional que son tan característicos de México. Para mí, esta serie fue creando un puente que, sin saberlo, me regresó a casa al re-conectar no sólo con mi raíz y mi esencia auténtica creativa, pero también con mi familia.

 

Adicionalmente, con esta serie propongo un diálogo para avanzar la equidad social y de género al desafiar la personalidad, o sexo, de varios personajes del juego como El Diablo, El Valiente y El Mundo. Al encarnar yo misma a La Dama, un personaje tradicionalmente retratado de manera conservadora, la he re-inventado como una mujer libre, expresiva, y segura de sí misma. Fueron estas cualidades lo que me impulsaron a desafiar las normas y expectativas sociales y salir de mi zona de comfort a muy temprana edad para explorar mi voz artística en contextos y lugares diferentes al mío, en donde nace esta serie.

— Osiria Wolf